Triángulo verde A Leira de Lola

El recetario de Lola

Paté y mermelada de pimientos.

Si estás aburrido de comer siempre las mismas mermeladas y los mismos patés, estas dos recetas caseras con pimientos te sorprenderán por su simpleza, originalidad y estupendo sabor.

Para el paté de pimientos necesitaremos los siguientes ingredientes:

- 500 gr. de pimientos asados.
- 100 gr. de bonito del norte en aceite de oliva.
- 6 anchoas de lata.
- Media cebolla.
- 50 gr. de queso cremoso.

Para la mermelada de pimientos necesitaremos los siguientes ingredientes:
- 500 gr. de pimientos.
- 200 gr. de azúcar.
- 50 ml. de agua.
- 50 ml. de vinagre de arroz, sidra o manzana.

  • Paté de pimientos:

Lo primero será asar los pimientos: Para ello los dejaremos en el horno una hora aproximadamente a 200º  hasta que la piel esté ligeramente quemada. Los cubrimos con un paño para que suden y le quitamos la piel y las semillas para cortarlos en tiras y ponerlos en el vaso de la batidora.

Escurrimos bien el bote de bonito para quitarle el aceite sobrante. Si las anchoas no son de buena calidad no importa, pero mejor las pasamos por un chorro de agua fría para que no resulten demasiado saladas.  Troceamos la cebolla y pasamos todos los ingredientes, incluyendo el queso crema, por la batidora hasta conseguir la textura de paté.

Acompañado de un buen pan tostado o unas galletitas saladas resulta delicioso.

  • Mermelada de pimientos:

Troceamos los pimientos y les quitamos las semillas. Los ponemos en una sartén junto con algo menos de la mitad de su peso en azúcar. Además, para conseguir una textura más suave y carnosa, añadimos agua y vinagre suave de arroz o de manzana para favorecer la cocción.

Después de una media hora cociendo, el líquido irá espesando y saldrán unas ligeras burbujas, señal de que el azúcar se está convirtiendo en caramelo lo que nos indicará que la mermelada está lista para retirarla del fuego. Los últimos cinco minutos es mejor no dejar de remover, así evitaremos que se pegue en la cazuela.

Por último trituramos y ya podremos embotar o servir para acompañar una buena carne, por ejemplo.

 

 

 


Otras recetas: