Triángulo verde A Leira de Lola

Cuaderno de Campo

El final de la primavera en el huerto

Llegadas estas fechas las labores en el huerto se incrementan de forma notable. Hay que doblegarse para realizar las últimas siembras y trasplantes de cara al verano y, a su vez, repasar los cultivos anteriores y cosechar de forma prácticamente diaria los frutos que empiezan a surgir.

Las horas de luz se van incrementando y al mismo tiempo suben las temperaturas, así que hay que estar muy temprano en faena para evitar las horas centrales del día y no sufrirlas en los invernaderos. A pesar de que pueda parecer lo contrario, estos madrugones merecen la pena ya que es cuando todas las verduras están en su máximo esplendor y óptimas para su cosecha: Las hortalizas de hoja, como acelgas o lechugas, tersas y frescas; las de fruto, como los calabacines o tomates, listos para recoger ya que, si te descuidas,los primeros crecen y los segundos maduran demasiado rápido…

Debido al exuberante verdor que suele tener el huerto en estas fechas, también resulta imprescindible controlar las adventicias. Gracias a la experiencia acumulada esta labor la tenemos mas o menos dominada. Los acolchados y las mallas instaladas previo a los trasplantes cumplen de manera efectiva su función y solamente tenemos que repasar los agujeros que quedan en cada planta.

Hay que estar muy atentos al crecimiento de las tomateras e iremos entutorando los brotes principales y atándolos al tutor, al tiempo que eliminamos los brotes laterales innecesarios. Del mismo modo, una buena poda de los pimientos morrones por debajo de la cruz resulta ideal para obtener mejores frutos en verano.

Y, por supuesto, a pesar de que no ha empezado el verano, conviene ir pensando en el otoño y no descuidar las siembras y los trasplantes futuros. En cuanto un bancal se queda libre nosotros siempre le damos un rápido tratamiento personalizado a base de binas, escardas y abonado y, dejando su correspondiente tiempo de reposo, está listo para el siguiente cultivo.

De esta manera, una buena planificación semanal resulta imprescindible pero de eso ya os hablaremos otro día.

 


Otras entradas: